El Bambino de Oro




Intenta parecer maduro, dice el carateleñeco de los cojones. Hay que joderse, con las putas pintas de mangui que me lleva el colega. Por no hablar de ese jodido peinado de champiñón tope pasado de moda y tal. ¿Acaso no se ha enterado de que ir de casual es lo puto peor? Camiseta blanca sin mangas de  La Fura dels Baus, pantalón de chándal y putas Adidas, todo un clásico macarril. El tío se cree un follador nato, un destructor de coños y tal. Y no estoy diciendo que no lo sea: no entro a valorar si lo hace bien, mal o medio regular; sólo digo que carece, como la inmensa mayoría de huelechochetes que se las dan de jodidos maestros de las artes amatorias, del atractivo necesario y la altura reglamentaria para ser un jodido galán del séptimo arte, en plan Cary Grant o el puto Paul Newman. Y no es mi intención ser injusto con el chaval y tal, pero es lo que pienso y ya. Si al menos no estuviera todo el rato jodiendo con eso de: ¿verdad?
Por mi parte, soy consciente de que a veces me paso un poco con el puto y el joder, y también con los y tal; simplemente no puedo evitarlo. Soledad siempre estaba dándome el puto coñazo con eso de hablar bien y todas esas mierdas que, ni que decir tiene, en la calle no sirven de nada. Porque de donde yo vengo, en el mundo de gatos por el que me muevo, hablar bien es un lujo que no merecen los profanos oídos de la escoria que lo habita. Pero tampoco se puede estar todo el santo puto día, como hace este capullo, con el ¿verdad? en la boca. Es como si, de repente, por alguna extraña razón, el menda no se sintiera seguro y necesitara la aprobación de los demás para seguir respirando.
Así es cómo se empieza a ablandar uno, al dejar que otros mongolos, que no tienen ni puta idea de cómo están las cosas, piensen por ti. Aflojas un poco y, cuando quieres darte cuenta, tu puto cerebro ha abierto de par en par las puertas a todo tipo de trastornos mentales. Ablandarse es la llave al paraíso a todo ese rollo de las depresiones y tal. Es así cómo nos volvemos unos auténticos gilipollas. Primero, llega el aburrimiento; después, la depresión te arrebata tu yo. Y cuando eso sucede, entonces estás bien jodido, colega. 

Camorristas: El Bambino de Oro

12 comentarios:

  1. Si yo te contariese... que decía mi tía...
    Me encanta volver a saber cositas de Jambo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuenta, cuenta…
      Este personaje nos ha salido un pelín vago…
      Besos mil!!

      Eliminar
  2. Próximamente, así como en su momento pedimos las camisetas de DoW, ahora pedimos las camisetas del JAMBO...con la siguiente frase: No soy un auténtico gillipollas... y tú?

    ResponderEliminar
  3. Hello, Carol.
    Veo que no recuerdas la contraseña de tu cuenta, que la has vuelto a olvidar. Ja, ja, ja...
    Para vos, una con esa frase. Para mí, otra que diga lo siguiente: Así están las cosas.
    PD: Me pongo con lo tuyo en tres, dos, uno...
    Besos mil, amiga!!

    ResponderEliminar
  4. PD2: Cómo echo de menos a Dow!!
    Rey Guerrero, Emperador de Enceladus, Oso Feo, El Megalómano...
    ¿Acaso un hombre de armas puede aspirar a algo más?

    ResponderEliminar
  5. XD ¿verdad? El malote me ha contagiado el agobio!! Le he cogido manía y todo!! Jaja Aiiissss Por cierto, las dos últimas frases me encantan.
    Abrazo míster! Nos vamos leyendo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello,amiga. Algo raro está sucediendo en Blogger, pues acaba de aparecer tu comentario. Me llegó la notificación pero al entrar no había nada...

      Eliminar
    2. Pues vaya!! Este Blogger me quiere hacer la puñeta! T-T
      Por cierto, que no te pude dejar comentario antes en "La artista y el literato" Está cargado de sentimiento, me ha encantado!! Abrazo!!

      Eliminar
  6. Sabes que ésta es tu casa de todas todas...

    ResponderEliminar
  7. Ya te comenté que es un fragmento al que le tengo un cariño especial. Gracias por pasarte. Besos mil!!

    PD: qué lectura me recomiendas de tu blog?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pfffff... Pues la verdad, no sé que decirte jeje A mi el que más me gustó fue el del árbol en que te conocí, aunque hay uno que se llama el resfriado que también me gusta �� Pero vamos, a gustos colores! Jeje
      Estaré pendiente de tus publicaciones �� no se me pase alguna historia por alto jeje Abrazooo

      Eliminar
    2. Tomo nota, amiga…
      Besos mil!!

      Eliminar

Comparte, comenta, difunde…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...